abril 20, 2021

¿Más vivos o más muertos que nunca? 🤔

En un mundo que promete más preguntas que certezas.

En un presente víctima de muchos errores del pasado.

En calles que cuentan historias.

Y en casas repletas de vicios y ambiciones…

Habitan varios grupos de personas pero me quiero focalizar en los extremos:

👉 Quienes se sienten más vivos que nunca y quienes deambulan esperando -rendidos- a que sea su último día.

👉 Quienes ven una hoja en blanco, lista para rellenar. Y quienes sienten que todo está perdido. Esos mismos que a la hora de pensar se dicen: «todo está creado» y se recuestan a la espera de vaya a saber qué.

Lejos de enjuiciar a ninguno de estos grupos, simplemente con el afán de hacerlos visibles, me siento a escribir y reflexionar acerca de esto.

No hay receta. ✋🏻

Sin embargo, cada día me convenzo más de que SOMOS de lo que nos alimentamos y del condimento que deseemos poner a eso que preparemos.

Somos nuestras elecciones. Y depende de aquello que elijamos como combustible como, valga la redundancia, vamos a andar.

Somos eso que comemos. Somos eso que miramos. Ese feed que cliqueamos para ver más. Ese artículo que decidimos leer. Esa persona que elegimos seguir. Esos amigos a los que llamamos amigos. Esos amores a los que llamamos amores. Somos todo lo que consumimos y elegimos para nuestra vida segundo a segundo. 

Nuestras decisiones y acciones nos definen.

Y si bien somos insignificantes dentro de muchos parámetros, dentro de otros podemos llegar a ser superhéroes y superheroínas. Entonces: ¿Qué grupo elegís habitar?

¿Más vivos o más muertos que nunca? ¿O quizás otro? (Dejalo en los comentarios!)

¿De qué preferís recargarte? ¿De quiénes ven oportunidad o de quienes viven en un constante apocalipsis?

Una sola noticia a tener en cuenta si estás en estos extremos: El estrés mata. Y la clave está en mantenerse productivos, no “ocupados”, encontrar un sano equilibrio que te permita desafiarte pero sin exigirte de más.

Y un par más de anuncios, con el diario del lunes:

👉 Ya fuimos fatalistas durante mucho tiempo y NO FUNCIONÓ.

👉 Ya nos peleamos por poder y no funcionó.

👉 Luchamos por el orgullo y terminamos más solos que unidos.

👉 Robamos por envidia y conseguimos resentimiento.

👉 Estábamos muertos de espíritu y solo conseguimos sentirnos peor.

Y que diga esto no cambia nada (para bien y para mal!) Porque sin embargo y gracias a nuestra naturaleza… tenemos la oportunidad, mientras sigamos respirando, de volver a nacer en cada inhalación.

Tan cliché como real. 👆

Reconstruirnos desde el amor y el respeto (primero por nosotros mismos y después por otros) es para mí, el único camino posible para dejar de hablar de un cambio y comenzar a SERLO.

Un ejemplo de esto: Ana Romero. 🙏

Una mujer apasionada y sabia (entre tantas muchas otras cosas!) con una historia profunda e inspiradora. Los invito a poner play al menos unos minutos… verán que no hace falta que les pida que lleguen al final. Lo harán ustedes mismos y quizás, terminando así por cambiar definitivamente de rumbo. 

 Ismael

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Un humano con dos mundos o dos mundos para un mismo humano?

¿Qué tan falso y mentiroso podés llegar a ser? 🤔

¡Agradecele a tu ignorancia!

SUSCRIBITE AL NEWSLETTER

Nombre
Email
>